Beneficios de creer en el Ratoncito Pérez

Es posible que en tu hogar optéis por no abriros al personaje del Ratoncito Pérez. ¡No pasa nada! Pero ten en cuenta que la leyenda del Ratoncito aporta muchas más cosas de las que imaginas, y sus puertas son la mejor forma de tangibilizarlas.

A continuación compartimos contigo algunos beneficios de por qué, en nuestra opinión, es interesante y beneficiosa la figura del Ratoncito Pérez.

  • La caída de los dientes puede resultar un evento desagradable para algunos niños y niñas. No solo eso, sino que además es algo que se irá repitiendo progresivamente. Mejor hacerlo en un ambiente imaginativo y lúdico como el del Ratoncito Pérez.
  • Recibir un premio por enfrentarse y superar ese “pequeño trauma” les ayuda a asumirlo.
  • Cuando son pequeños es el momento de tener imaginarios, sueños e ilusiones. ¡Ayudémosles a trabajarlas y disfrutarlas!
  • Colocar una Puerta del Ratoncito Pérez es el juguete tangible para que expandan sus límites imaginativos, para que sueñen con algo y generen expectativas sobre su día a día, convirtiendo la caída en una pequeña celebración.
  • Según los regalos que escojas como obsequio del Ratoncito Pérez, también puedes aprovechar para enseñar otros valores. Por ejemplo, no siempre tiene por qué ser dinero, también pueden ser detalles pedagógicos. O bien notas que les inviten a potenciar sus cualidades, su compromiso con el cole… Si su imaginación cultiva al personaje, es positivo que sientan reconocimiento por parte del mismo.
  • Si optas por utilizar una moneda o dinero real como intercambio por el diente, es una buena oportunidad para enseñarles los beneficios del ahorro. Por eso nacieron los packs de puertas con huchas del Ratoncito Pérez, para educarles en la importancia de conservar ese dinero y no gastarlo en placeres inmediatos como las chuches.
  • Aprovecha también para educarles en la salud dental. Apóyate en el dentista si es necesario para que vean que es algo común y que tanto los de leche como los nuevos dientes son un elemento que necesita de cuidados. Para ello, explícales que Ratoncito Pérez busca dientes que estén muy cuidados, y que el intercambio dependerá de ello.
  • La presencia de un personaje imaginario como el Ratoncito Pérez que les acompaña mientras van madurando su pensamiento naturaliza el proceso de toma de contacto con la realidad. Es una transición más llevadera para los pequeños de la casa.

 

¿Cuándo dejar de creer en el Ratoncito Pérez?

Esta pregunta es complicada porque cada niño o niña es un mundo. Lo importante es que la figura del Ratoncito Pérez desaparezca progresivamente a medida que los peques van asimilando la realidad y su nivel de consciencia aumenta. Si se cuestionan ¿cómo es posible? , es un perfecto indicio de esto.

Cuando los niños empiecen a preguntarse ese tipo de cosas, o realmente sean reacios a seguir “jugando” con su imaginación, es el momento de explicárselo. Eso significa que el principio de realidad ya se ha desarrollado lo suficiente. No es el papel de los padres prolongar este componente infantil, sino acompañarles en su desarrollo personal.

En ese proceso hay que destacar que tienen que ser suficientemente maduros para entender que “no les engañamos” sino que también participamos de esas ilusiones generándolas. La naturalidad es la forma de evitar la frustración. Es normal, y todo tiene su fin.